Consecuencias del calor en el retorno venoso

simulador cirugía estética

16 Ago Consecuencias del calor en el retorno venoso

El calor estival puede agravar los problemas de retorno venoso, como las varices y las varículas que pueden volverse mucho más molestas en esta época del año. La tecnología ha supuesto en avance en tratamientos estéticos para acabar con problemas que, además, de afectar a nuestra apariencia física son un problema de salud que conviene atajar. En nuestra clínica de cirugía estética contamos con un simulador de rinoplastia que permite al paciente conocer los resultados que puede esperar de esta intervención o cualquier otro tratamiento similar. Además, nos apoyamos en las herramientas más vanguardistas para llevar a cabo los procedimientos de forma menos invasiva.

Las altas temperaturas pueden desencadenar la vasodilatación venosa, es decir, una dilatación de las venas. Se trata de un mecanismo de nuestro organismo para desprender calor y tolerar mejor las temperaturas extremas, algo que no beneficia al retorno venoso. Esto es así, ya que supone un incremento de la permeabilidad capilar, provocando un edema. Este factor favorece la retención de líquidos que puede traducirse en piernas y pies hinchados.  

También, hay que destacar que durante los meses de verano nos mantenemos más activos lo que supone más presión para nuestras piernas. Podemos permanecer demasiado tiempo de pie o sentados y deberíamos evitarlo para prevenir la aparición de arañas vasculares. Ninguna de estas dos opciones favorece el retorno venoso, que no es otra cosa que el recorrido que la sangre tiene que hacer para volver al corazón. El motivo por el que estos problemas suelen localizarse en la zona de las piernas no es otro que la gravedad, desde esta zona (de pie o sentados) el camino hasta el corazón es más largo y complejo.

A pesar de que el verano no es aliado natural de esta patología podemos volverlo en nuestro beneficio. En estos meses, los días son más largos y la temperatura es más agradable. Cuestiones que podemos aprovechar para tratar de llevar una vida más saludable. Hacer deporte, llevar una dieta más ligera, beber más líquidos y caminar por la orilla del mar pueden ayudarnos a aliviar la presión venosa de las piernas.

Caminar sobre la arena y por la zona donde rompen las olas del mar es una práctica recomendable. Los masajes y el agua fría también pueden ayudarnos a mejorar la situación. Las mujeres embarazadas deberán extremar las precauciones, ya que se dan una serie de factores que pueden empeorar la situación. El Doctor Díaz Gutiérrez recomienda seguir estas indicaciones y consultar con un cirujano plástico en Madrid para conocer todas las opciones disponibles que ayuden a paliar esta problemática.

simulador cirugía estética