La preocupación de la imagen corporal antes del verano produce un aumento de las operaciones estéticas