¿Qué es la dismorfobia?

Dismorfia corporal.

01 Abr ¿Qué es la dismorfobia?

DISMORFOBIA: LA OBSESIÓN POR LA ESTÉTICA

dismorfobia

A muchos les preocupa su físico y es humana la insatisfacción con alguna parte de su cuerpo así como el deseo de mejorarla. Sin embargo, no debe sobredimensionar los defectos ni obsesionarse pues una simple inquietud de mejora de su aspecto puede degenerar en trastornos mentales erosivos que pueden condicionar todos los aspectos de su vida. En este post les hablaré de uno de los más crecientes entre la población durante los últimos 10 años: la dismorfobia corporal.

Hay muchas personas que padecen dismorfobia corporal y acuden al cirujano plástico para que le arreglen el problema en vez de acudir al psiquiatra. Los cirujanos plásticos, aun no siendo especialistas en psiquiatría, debemos ser capaces de identificar los síntomas de dismorfobia corporal para oponernos a realizar la intervención y derivar al paciente al especialista adecuado.

¿Qué es la dismorfobia?

La dismorfobia corporal, también llamada trastorno dismórfico corporal (TDC), es un problema mental por el que la persona que lo sufre percibe una imagen distorsionada de sí misma manifestando la constante preocupación por uno o varios defectos reales o imaginarios en su aspecto físico. Esta percepción exagerada afecta a su carácter deteriorando sus relaciones sociales, laborales, familiares e íntimas. A veces, la persona tiene a autoaislarse para evitar ser vista en público por miedo a que los demás descubran y juzguen el leve defecto físico que le acompleja.

¿Causas?

La mayoría de los investigadores creen que la causas de la aparición y desarrollo de este trastorno podrían ser una combinación de factores biológicos, psicológicos y sociales del pasado o del presente de la persona. Situaciones de bullying, malos tratos, abuso o abandono contribuyen a la aparición del trastorno.

No en todos los casos pero sí en la mayoría, el origen tiene lugar en la adolescencia o en la temprana edad adulta. El inicio de los síntomas generalmente ocurre en la adolescencia o en la edad adulta temprana, cuando el entorno social juzga especialmente la imagen física de los demás.

¿Afectados?

Las investigaciones han demostrado que afecta tanto a hombres como mujeres por igual. Estas personas está obsesionadas por cambiar o mejorar algún aspecto de su apariencia física incluso en casos, donde la persona es especialmente atractiva y proporcionada y de no tener un defecto o deformación objetiva que justifique la preocupación extrema. Esta obsesión afecta a todas las áreas de su vida no siendo capaces de interactuar con otras personas por miedo al ridículo y al rechazo por su “excesiva fealdad” lo que, además, les provoca ansiedad social atricherada de forma permanente en su mente. Se sienten inferiores e imperfectos. Algunos evitan mirarse en el espejo y otros acuden a su reflejo de manera compulsiva y constante, analizando cruelmente cada parte de su cuerpo.

¿Consecuencias?

Este trastorno puede dar lugar a tráficos finales ya que muchos afectados se sienten incomprendidos o no escuchados, nadie atiende a lo que para ellos es un problema gravísimo, un defecto horrible con el consideran que no pueden seguir viviendo. Del 5% al 10% de personas que sufren este problema atentan contra su vida.

¿Solución?

La solución pasa por acudir a un psiquiatra de referencia quien analizará al paciente y estimará el tratamiento y terapia adecuados.dismorfia madrid

Personalmente, cuando me niego por cuestiones éticas y de salud a operar a una persona que presenta síntomas de este trastorno, mi mayor preocupación es que el paciente insista hasta encontrar a un cirujano que le opere. Por desgracia, lo llegan a encontrar a través de ofertas temporales de bajo coste frecuentemente promovidas por médicos que no cuentan con la especialidad de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora. Este final no solo no soluciona su problema mental, sino que puede acrecentar el que era un leve defecto físico y hasta suponer un riesgo para la vida del paciente al no ponerse en manos de especialistas cualificados. Por ello, en el equipo del Doctor Díaz Gutiérrez seguimos un protocolo interno para identificar esos primeros síntomas, manejar la situación emocional y derivar al paciente a un compañero psiquiatra especialista en este trastorno. Además, damos seguimiento al mismo comprobando que el paciente efectivamente ha acudido a la consulta de Psiquiatría.

Como cirujano plástico y ante todo como médico, sí le recomiendo que si cree que alguien de su entorno manifiesta síntomas de dismorfobia corporal, le aliente a ponerse en manos de un psiquiatra. Ninguna intervención de cirugía estética resolverá su problema porque posiblemente la persona afectada nunca quede satisfecha con la intervención o busque cualquier otro defecto real o imaginario con el que obsesionarse.


Esperamos que le haya sido útil este artículo. Le animamos a seguirnos en Facebook y a que contacte con el Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico de confianza en Madrid, si le ha quedado alguna duda.