Mastopexia con prótesis, ¿sí o no?

Mastopexia con prótesis, ¿sí o no?

Si has tenido sobrepeso, hace poco que has estado embarazada o el paso del tiempo se deja notar en tus senos, ya sabrás que la piel no queda igual, y que el pecho se cae. Este problema puede corregirse con una mastopexia con prótesis, una intervención estética mediante la cual se logra elevar y aumentar el pecho. En otras palabras, con esta intervención logramos que los senos luzcan más rejuvenecidos y reafirmados. Aunque hay casos en los que la elevación de mamas no necesita implantes.

¿Quieres saber qué intervención es la más recomendable para ti? En este post te explicamos las principales diferencias entre la mastopexia con prótesis o sin ellas.

¿QUÉ ES LA MASTOPEXIA?

La elevación de pechos o mastopexia es una intervención quirúrgica sencilla mediante la cual se logra reafirmar y devolver el aspecto natural de las mamas.

El procedimiento de mastopexia se centra principalmente en la elevación de los senos a través de la eliminación de piel. Se suele realizar bajo anestesia general y la duración de la intervención se sitúa en torno a las tres horas.

 

¿MASTOPEXIA CON O SIN IMPLANTES?

La mastopexia con prótesis se recomienda en aquellas mujeres que, además de querer reafirmar y subir sus senos, quieren modificar el tamaño de los mismos para dar una forma más definida a su pecho.

Hay tres casos en los que el Doctor Díaz Gutiérrez, experto en cirugía mamaria, recomienda la mastopexia con implantes mamarios:

  1. Si el volumen de la mama es inadecuado.
  2. Si lo que deseas es aumentar el volumen mamario además de recuperar la posición original del pecho.
  3. Para conseguir un relleno más pleno y duradero del polo superior.

Para garantizar unos resultados satisfactorios, en las consultas previas a la intervención, valoramos la forma y el volumen del implante. Para ello, utilizamos medidores intraoperatorios, es decir, unas prótesis de prueba con las mismas dimensiones del implante a colocar para apreciar el efecto estético definitivo. De esta forma, tanto cada paciente como nuestro equipo médico podemos valorar si el resultado es el recomendado y el deseado.

La mastopexia sin prótesis es, sin embargo, la intervención más recurrida y con la que se obtienen los resultados más naturales. Esto se debe a que los senos ya tienen un volumen y tamaño suficiente para conseguir un resultado óptimo y adecuado.

En ambos casos, hablamos de operaciones poco complicadas e indoloras; aunque, como en cualquier posoperatorio, durante los primeros días es normal que puedas tener alguna molestia.

La experiencia y la pericia del cirujano resulta vital para corregir el problema y también para ayudarte a preparar y afrontar la intervención. Por ello, el Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico en Madrid, siempre valora tanto las ventajas como inconvenientes que pueden darse en cada uno de los casos.