¿Puedo amamantar a mi bebé tras una operación de pecho?

reduccion de pecho

12 Jul ¿Puedo amamantar a mi bebé tras una operación de pecho?

La información previa es clave a la hora de someterse a una intervención de cirugía plástica. Por eso, es lógico que las mujeres que buscan modificar el tamaño, posición o forma de sus mamas busquen, antes de decidirse, fotos del antes y el después de una operación de reducción de pecho o de una intervención de aumento. Otras se preguntan si podrán dar el pecho a sus futuros hijos tras este tipo de operación. A esa cuestión damos precisamente respuesta en las siguientes líneas.

reduccion de pecho

Lo primero que tenemos que tener claro es que no hay nada de impida, a priori, que una mujer con implantes de silicona pueda amamantar a su bebé. De hecho, las técnicas que usamos en la actualidad en centros como el del Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico en Madrid no afectan al tejido glandular y hacen perfectamente posible que se genere leche para el lactante. Las prótesis se insertan detrás del músculo del pecho y la cicatriz bajo de la mama. Por eso, el pezón no sufre apenas alteración.

Como hemos dicho en algún post anterior, algunas prótesis se insertan por la areola, detrás de la glándula mamaria. De todos modos, en estos casos tampoco se interfiere en la lactancia, aunque pueden aparecer eventuales inconvenientes. Para evitarlos, hay que procurar que el bebé no deje el pecho vacío aumentando el número de tomas. Por supuesto, ante el primer síntoma de inflamación habrá que acudir al médico.

No existe ningún estudio que sostenga que la silicona de las prótesis mamarias pueda dañar al bebé o que parte del material pueda transmitirse por la leche. Sí que es verdad que los pechos, con el paso del tiempo, tienden a caer y a presentar flacidez y estrías. Sobre todo, después de los embarazos. La cuestión es que, no por el hecho de llevar prótesis mamarias, los pechos se vayan a deformar de forma más acusada tras la gestación.

La importancia de respetar los plazos

Durante el embarazo, la mujer experimenta numerosos cambios hormonales, a lo que se suma un aumento del pecho y la distensión de todos los tejidos de las mamas. Se produce además mucha retención de líquidos y la vascularización es mayor. Por ello, si la intervención de aumento de pecho es reciente es conveniente esperar un año aproximadamente para buscar un embarazo. Se trata de que todos los tejidos cicatricen bien y las prótesis se adapten al cuerpo.

En cambio, si la intervención ha sido de reducción de pecho la cosa cambia porque se habrá eliminado tejido mamario y los conductos por los que pasa la leche habrán quedado interrumpidos. De hecho, a veces resulta inviable poder amamantar después de este tipo de operación. Dependerá no obstante del tipo de intervención y de la técnica que se utilice.