Braquioplastia

Puntos clave del ligting de brazos

Candidata ideal:

  • Paciente con piel muy envejecida y laxa en cara interna de brazos por edad o constitucional.
  • Ptosis/caída de la piel de la cara interna de los brazos tras pérdida de peso.
  • Piel laxa y exceso de volumen en cara interna de los brazos por las causas enumeradas.

Tipos de lifting de brazos:

  • Simple eliminando solo piel.
  • Combinado con liposucción para disminuir volumen.

Tipos de cicatrices:

  • Cara interna de los brazos (casos leves y moderados).
  • Cara interna de los brazos con prolongación a la axila (casos moderados y severos).
  • Lo anterior unido a una cicatriz vertical en la cara lateral del tórax (casos severos).

 Tiempos:

  • Intervención con anestesia general/ local y sedación.
  • Ambulatoria con estancia Hospital de día unas horas o 1 día de estancia en clínica sí anestesia general.
  • Duración intervención 2 a 3 horas.
  • Quitamos puntos en 14 días.
  • Faja compresión braquial todo el día durante un mes.
  • Vuelta al trabajo en:
    5-7 días si no realiza actividades físicas.
    21-28 días si su trabajo requiere esfuerzos físicos.
  • Retorno al ejercicio y vida normal en 4-5 semanas.

El lifting de brazos (lifting braquial o braquioplastia), es un procedimiento quirúrgico destinado a eliminar el exceso de piel, volumen y flacidez de la cara interna de los brazos mejorando la forma y tersura de los brazos. Las razones que pueden llevar a requerir esta intervención son básicamente:

1- Mejorar el contorno de los brazos de una mujer que, por razones personales, piense que la piel de sus brazos está descolgada, ya sea por la edad o por constitución.

2- Corregir el descolgamiento del tejido en los brazos consecuencia de una reducción de peso importante como ocurre tras cirugía bariátrica.

3- Corregir también el exceso de volumen del tejido en la cara interna de los brazos cuando se asocia a las causas anteriores.

Mediante una incisión en la cara interna del brazo que en algunas ocasiones se deberá de prolongar hacia la axila e incluso a la pared torácica adyacente (incisión en palo de hockey) se consigue, traccionando de la piel tanto en sentido posterior como medial, eliminar el exceso de piel. De esta forma obtenemos una mejoría en la forma de los brazos, tensando y estirando el tejido, eliminando irregularidades y la flacidez presente.

De esta manera conseguimos , no solo una mejoría estética de la zona sino también funcional. Muchas pacientes , vuelven a vestir prendas y ropa que antes no usaban, bien por el roce del exceso de piel en la zona o porque les acomplejaba estéticamente, devolviéndoles la confianza y seguridad en si mismas.

Generalmente el paciente que es valorado para la realización de un lifting de brazos, es aquel que presenta un exceso de piel en la zona y que además la piel no tiene la capacidad de retracción suficiente dado que ha perdido la elasticidad por lo que una liposucción no daría el resultado adecuado. Cómo hemos indicado esta situación viene originada por el envejecimiento o bien por perdida de peso importante, originado un descolgamiento del tejido, así como flacidez e irregularidades.

Una tercera circunstancia se da en pacientes con exceso de tejido, tanto cutáneo como graso originando un volumen desproporcionado para la constitución del paciente, situación que mejorara combinando a la resección de la piel una liposucción previa para eliminar el sobrante graso.

Por tanto el lifting de brazos de manera aislada, o en combinación con liposucción en casos donde existe también un exceso de volumen y grasa, se realiza generalmente para elevar el tejido descolgado de la zona posterior de los brazos situada entre el codo y la axila (llamada coloquialmente “alas de murciélago” o”bat wings”), mejorando el contorno corporal, la apariencia y su autoestima. Sin embargo, antes de decidirse, debe evaluar cuidadosamente cuáles son sus expectativas y discutirlas con nosotros.

En la consulta inicial, evaluáramos su estado de salud así como alergias o enfermedades que presente, realizando una historia clínica detallada. No olvide mencionar si es fumador/a, o si está tomando alguna medicación o vitaminas.

Tras esto procederemos a realizar una exploración minuciosa, valorando la cantidad y calidad de la piel redundante, así como el volumen del panículo adiposo subyacente importante a la hora de plantear realizar liposucción asociada de la misma.

Por ultimo procederemos a realizar un estudio fotográfico digitalizado de las zonas para proceder a estudiar la intervención y valorar todos los detalles y aspectos de la misma.

Es muy importante que nos explique cuáles son sus expectativas, al igual que seremos francos con usted indicándole las alternativas y las ventajas, riesgos y limitaciones de las diferentes opciones quirúrgicas dentro de todos los tratamientos posibles.

Le daremos instrucciones sobre cómo preparar la cirugía, el tiempo de ayuno previo a la misma, y la medicación que debe evitar, así como las pautas de administración de los antibióticos y otros medicamentos que son importantes para conseguir un resultado óptimo. Así mismo procederemos a explicarle el tipo de anestesia mas adecuado a su caso así como todas las dudas que le puedan surgir.

El lifting de brazos es un procedimiento muy seguro. No obstante, hay que tener en cuenta que, como en cualquier operación, existen los riesgos asociados a la cirugía y las complicaciones específicas asociadas a esta técnica.

Quizás el problema que con más frecuencia se presenta es la dehiscencia de algunas zonas de la herida. Al posicionarse la cicatriz en pliegues y ser una zona con humedad por el sudor, existe un riesgo aumentado de que la cicatriz se abra en algunas zonas si se somete a tracción excesiva a las mismas durante el postoperatorio inmediato o bien porque “se rechacen algunos puntos internos”.

Por esta razón incidimos en la recomendación de la utilización de una faja especial para los brazos, que sea extremadamente cuidadoso con los movimientos del cuerpo y que abandone el habito tabáquico durante 45 días antes de la intervención (el tabaco influye negativamente en la cicatrización).

Para la intervención es preciso que le acompañe un adulto responsable. Y del mismo modo que alguien le ayude en su vida habitual durante los primeros días, hasta que se recupere y pueda desenvolverse por sí mismo/a.

La cirugía se realizará en el quirófano de los Hospitales donde trabajamos, los cuales cuentan con todos los medios y servicios precisos (incluida UVI) por si surge algún problema o inconveniente. El equipo al completo del Hospital, tanto médicos como enfermeras, velará por darle un cuidado excelente antes, durante y después de su cirugía.

El lifting de brazos lo realizamos bajo anestesia general, de forma que no sienta molestias durante la intervención. En algunos casos (ptosis braquial leve o moderada) se puede realizar bajo anestesia local y sedación. No olvide que para nosotros es fundamental que su resultado sea óptimo, por lo que elegimos la técnica anestésica que nos permite trabajar mejor y con más seguridad en cada caso.

El método de realizar la tracción de la piel del brazo depende de su anatomía, de su exceso cutáneo y de nuestras recomendaciones. La incisión puede ser hecha:

– Sólo en el pliegue medial del brazo ( desde el codo hasta la axila).

– Prolongándola algunas veces hasta la axila.

– Sin embargo en casos donde la redundancia de piel y laxitud así lo aconsejen, tendremos que complementarla con una incisión vertical en la cara interna del tórax por debajo de la axila.

No olvide que las incisiones serán proporcionales a la cantidad de piel sobrante, y que para eliminar ésta no hay otra forma posible que realizar cicatrices. La elección se hace con el objetivo de que la incisión este colocada de forma que la cicatrices sean lo menos visibles posible.

En el caso de que las cicatrices sean largas y evidentes hay que sopesar la mejoría en el contorno corporal con la existencia de tales cicatrices. Le explicaremos cuál será la situación y además le mostraremos imágenes de nuestros resultados para que pueda evaluar la mejoría con objetividad.

A través de las incisiones también se procede si se precisa, a realizar la liposucción para facilitar la tracción de la piel, sobre todo si se presenta acumulo graso. Al final de todo el despegamiento eliminamos la piel sobrante según el patrón prefijado. A fecha de hoy no colocamos drenajes, pues no evitan complicaciones como el hematoma y sí aportan incomodidad para usted. Es importante discutir pros y contras de cada una de las opciones técnicas para que entienda las implicaciones del procedimiento que le recomendamos.

La cirugía generalmente lleva de 2 a 3 horas. Se cierra la herida con una sutura enterrada y posteriormente se coloca la faja braquial durante dos o tres días para permitir que su cicatrización sea correcta.

Generalmente se precisa ingreso durante un día aunque en casos leves y moderados podemos valorar, al realizarlos con anestesia local y sedación el que tras pasar unas horas en el Hospital de día, abandone la clínica transcurridas 2 o 3 horas tras terminar la intervención.

Tras de la cirugía, podrá apreciar de manera inmediata cómo los brazos tienen mejor aspecto y las cicatrices aunque visibles verá cómo se atenúan con el tiempo.

Como con cualquier procedimiento quirúrgico, tras la operación debido al edema e inflamación puede notar disconfort y dolor. Sin embargo este suele ser leve y se resuelve bien con los analgésicos habituales.

Una vez dado de alta del Hospital deberá estar en reposo relativo 3-4 días sin someter a tensión las suturas como hemos indicado. Se le facilitaran todas las recomendaciones de tratamiento hasta la siguiente revisión así como un número de teléfono de atención de 24 horas por si le surge alguna duda o incidencia.

Es sobre ese tercer/cuarto día cuando procederemos a realizar la primera cura cambiándole la faja, comprobando que todo este correcto, pudiendo comenzar a realizar mas actividad con los brazos con la única precaución de no someter a excesivas tensiones a la herida.

Ya podrá empezara ducharse con las recomendaciones que le indicaremos a nivel de cuidado de la herida. Es muy importante que durante algunas horas al día proceda a dejar las incisiones al aire aplicándoles Betadine para evitar la maceración. Las sensaciones extrañas en la piel y la hinchazón más importante disminuirán en más o menos tres semanas.

Las suturas serán retiradas aproximadamente en dos semanas. Pero los brazos tardará algunas semanas más en recuperar su aspecto completamente normal.

Algunos pacientes refieren áreas de piel con sensibilidad disminuida cerca de las incisiones. Estos síntomas generalmente desaparecen con el tiempo, pero pueden ser permanentes en algunos pacientes.

En algunas ocasiones las cicatrices de la incisión no son tan buenas como nos gustaría. Es una zona donde la aparición de cicatrices hipertróficas (abultadas y rojas) es mas frecuente que en otros procedimientos aunque también depende de factores personales. Le explicaremos con detalle dónde asientan y cuál es la calidad prevista de las cicatrices.

La mayoría de los pacientes que se someten a un lifting de brazos evolucionan de manera satisfactoria sin ningún tipo de complicación pero, sin embargo, es importante que las conozcan y en la consulta preoperatoria les expliquemos cada una de ellas para que sean conscientes de los beneficios y riesgos de esta intervención que por otra parte tiene un alto grado de satisfacción.

Lo normal es que usted se pueda reincorporar como muy tarde a su trabajo en unos quince días dependiendo del nivel de actividad que requiera el mismo.

Siga nuestros consejos sobre cuándo comenzar a realizar ejercicio y actividad normal. Sus brazos probablemente estarán más sensibles a la estimulación directa en dos o tres semanas, de forma que debe evitar el contacto físico. Después progresivamente volverán al estado normal.

Las cicatrices estarán endurecidas y con color rojizo-amoratado al menos durante tres meses (no obstante este endurecimiento y color puede durar algunos meses más). Después progresivamente se irán atenuando hasta hacerse muy poco evidentes sobre el segundo año.

Los pacientes sometidos a este tratamiento mejoran en aspecto y en autoestima al encontrarse más seguros con su nuevo aspecto. Además, no solo existe una mejoría estética de la zona sino también funcional. Muchos pacientes vuelven a vestir prendas y ropa que antes por el roce del exceso de piel en la zona no podían.

La decisión de realizar un lifting de brazos es altamente personal, incluso puede haber personas que no lo entiendan. Lo importante es cómo se sienta usted con una silueta mejor. Si consigue sus objetivos y expectativas, la cirugía habrá sido un éxito.

La Braquioplastia se puede realizar como técnica independiente, o bien combinarla con otras técnicas quirúrgicas. Las técnicas que se asocian, buscan potenciar los resultados y, en general, son procedimientos que eliminan la piel en otras localizaciones del cuerpo. Al igual que la de los brazos, por el contexto de base del paciente, se ha quedado descolgada y laxa (abdominoplastia, lifting de ingles, lifting de cadera, mastopexia, lifting cervical etc.)

Por tanto como procedimiento, se puede combinar en el mismo acto con otras intervenciones de cirugía Estética, procedimientos que le indicaremos tras valorarle en consulta.

¿Qué opinan los pacientes sobre el Dr. Díaz Gutiérrez?
Leer TESTIMONIOS

No se quede con dudas

Contacte con nosotros sin compromiso.

  Consulta Doctor Díaz Gutiérrez

Calle Núñez Balboa 84, Pl. 1ª, Pta. DCHA, 28006, Madrid,
Telf. 91 128 58 82

  Hospital de la Luz

Calle del Maestro Ángel Llorca, 8, 28003 Madrid,
Telf.  914 53 02 00

Cita Médica