GINECOMASTIA en Madrid | Doctor Díaz Gutiérrez

GINECOMASTIA

PUNTOS CLAVE DE LA GINECOMASTIA

Candidato ideal:

  • Pacientes con aumento de volumen en la mama/mamas de manera mantenida durante un mínimo de dos años.
  • Paciente que tras la supresión de los factores causales no se corrige el volumen.
  • Pacientes con exceso cutáneo que no retrae a su posición inicial tras pérdida del volumen mamario.
  • Paciente con expectativas realistas y con un mínimo de madurez psicológica.

 Objetivos a conseguir:

  • Eliminación del exceso de volumen mamario.
  • Simetrización de los volúmenes de la zona pectoral en caso de asimetría.
  • Eliminación del exceso de piel y reposición de la misma en una posición adecuada.
  • Normalización del tamaño de las areolas.

Técnicas quirúrgicas:

  • Adenectomía convencional por incisión hemiareolar inferior.
  • Adenectomía convencional con pexia periareolar.
  • Adenectomía convencional con patrones de reducción/eliminación del exceso cutáneo (en  huso, en T invertida o en L).
  • Liposucción aislada o bien como técnica complementaria a las anteriores.

Tiempos:

  • Intervención con anestesia general (en casos muy leves, local con sedación en régimen ambulante).
  • Duración intervención: 1-2 horas.
  • Ingreso hospitalario de 1 día.
  • Drenajes se retiran en 4-7 días.
  • Reposo relativo en casa  3-4  días.
  • Camiseta compresiva 1 mes.
  • Incorporación a la vida cotidiana en 4-5 días.
  • Quitamos puntos en 10-14 días.
    • 7 días si no desarrolla actividad física.
    • 21 días si su trabajo depende de actividad física.
  • Retorno al ejercicio físico y vida normal en 4 semanas.
  • Si liposucción, recomendamos drenajes linfáticos 2 veces por semana durante el primer mes.
Ginecomastia-cirujano-plastico-madrid
1 Introducción

Ginecomastia es un término médico que viene de la palabra griega usada para definir “mamas similares a las de la mujer”. Aunque no es frecuente oír hablar de este problema, actualmente en la población masculina es bastante común.

Se estima que la ginecomastia afecta en mayor o menor grado a un 30-40% de los hombres pudiendo afectar a una sola mama o a las dos, de manera simetría o asimétrica.

Aunque son un gran número de factores los que se relacionan con la aparición de este problema, podemos diferenciar cuatro grupos en los cuales las causas son diferentes:

 1- Ginecomastia  Senil o Juvenil

Generalmente este tipo esta producido por los cambios hormonales que afectan a estas edades.

Mientras que la senil normalmente no se corregirá con el tiempo, sin embargo la ginecomastia que aparece en los jóvenes, una vez pasada la adolescencia con frecuencia desaparece.

2- Ginecomastia por sobrepeso

El exceso de grasa en el organismo favorece que aumenten las hormonas femeninas con lo que se induce el desarrollo del pecho. La corrección de la obesidad puede disminuir el volumen pero en ocasiones la piel no es capaz de retraerse a su posición original por lo que habrá que valorar la intervención.

3- Ginecomastia por medicamentos o drogas

Determinados fármacos, anabolizantes o drogas favorecen el desarrollo de la glándula mamaria. Una vez suprimidos o cambiados por otros puede que el problema se resuelva.

4- Giencomastia por determinadas enfermedades

Determinadas enfermedades en el varón favorecen este problema. Además el aumento de volumen de un solo pecho puede ser indicio de un cáncer mamario masculino subyacente.

Para los pacientes de cualquier edad o grupo afectados por la aparición de este problema, la intervención denominada ADENECTOMÍA (reducción de la mama) puede ser de utilidad. El procedimiento quita grasa y tejido glandular de las mamas, y en casos extremos, también extirpa piel sobrante dando lugar a un tórax plano, firme y bien contorneado.

2 ¿Qué paciente será buen candidato para la corrección de la ginecomastia?

La cirugía para la corrección de la ginecomastia puede realizarse en hombres sanos, emocionalmente estables y de cualquier edad. El mejor resultado se obtiene cuando la piel es elástica, firme y sin estrías, con lo que se consigue una mejor retracción adaptándose perfectamente al nuevo contorno corporal.

Puede desaconsejarse la cirugía en hombres obesos o con sobrepeso que no hayan intentado primero corregir el problema con ejercicio o pérdida de peso. Tampoco son considerados buenos candidatos, individuos que tomen alcohol en exceso o fumen derivados del hachís. Estas drogas junto con los esteroides anabolizantes y determinados medicamentos, pueden causar ginecomastia. Por lo tanto, estos pacientes deben cambiar de hábitos o fármacos previamente para ver si la plenitud de su mama disminuye, antes de considerar la cirugía.

En general e independientemente de la causa que lo ha producido, una vez suprimido el factor causal, se recomienda (si la repercusión psicológica es tolerable) demorar cualquier actuación terapéutica/quirúrgica un mínimo de dos años. Durante este periodo es posible que el exceso de volumen de la mama en el varón se normalice.

 Cuando se realiza la intervención por un cirujano plástico cualificado, las complicaciones son infrecuentes y generalmente menores. De cualquier manera como en cualquier cirugía, siempre hay ciertos riesgos. Estos incluyen infección, lesiones cutáneas, sangrado excesivo y aparición de seromas.

El procedimiento puede provocar cicatrices visibles, cambios de pigmentación en el área de la mama o mamas y ligera asimetría en el volumen de ambas o en el tamaño de las areolas.

Si la asimetría es evidente, puede ser necesario un segundo tiempo para retirar tejido adicional.

Los efectos secundarios temporales de la reducción mamaria (adenectomía) incluyen disminución de la sensibilidad cutánea en la mama, que puede tardar hasta un año en recuperarse.

3 Valoración preoperatoria

La valoración en la consulta es muy importante. Le haremos una historia médica completa, examinando sus mamas y buscando las posibles causas de ginecomastia, tales como función hepática alterada, uso de medicación que contenga estrógenos o uso de esteroides anabolizantes. Si se sospecha un problema médico como causa, le referiremos al especialista apropiado.

 Básicamente existen tres aspectos a valorar de importancia máxima en el planteamiento terapéutico de este problema:

 –  El primero es la cantidad de piel y grado de caída de la mama/complejo areola-pezón. Este hecho es el que determina si es preciso quitar piel o no, aplicando patrones de reducción que pueden ser muy variables dependiendo de la calidad/elasticidad  de la piel.

 –   El segundo es el volumen que existe. Este factor aunque en muchísimo menor medida también puede influir en la necesidad de plantear el tener que quitar piel o no, con las cicatrices añadidas que se originan.

 –  El tercero y último es la naturaleza del tejido que ha originado el aumento de volumen mamario. Básicamente si lo que existe es un predominio de glándula, de grasa o bien es mixto. Este hecho nos conducirá a la elección en la técnica de resección del tejido pues la presencia de glándula, al ser un tejido muy denso y que en ocasiones es preciso estudiar posteriormente en Anatomía Patológica, nos imposibilita el uso de liposucción.

En  determinados casos podemos recomendarle una prueba de imagen (ecografía/mamografía). Esta no solo descartará la pequeña posibilidad del cáncer de mama, sino que revelará la composición de la mama. Una vez que conozcamos cuánta grasa y cuánto tejido glandular contiene la mama, podremos elegir la técnica quirúrgica adecuada.

Además en la consulta le mostraremos imágenes de las incisiones así como de resultados para que se pueda hacer una idea de qué es lo que podemos conseguir.

No tema hacernos las preguntas que desee en la primera consulta, incluyendo aquellas relacionadas con cualquier aspecto del diagnóstico o tratamiento o incluso los costes que acarrea el procedimiento.

Le daremos instrucciones específicas acerca de cómo prepararse, incluyendo aspectos como tiempo de ayuno y actitud a seguir con la medicación que tome o que necesite.

Los fumadores deben dejar de fumar durante un mínimo de 45 días previos a la cirugía y durante la recuperación. Fumar disminuye la circulación e interfiere en la cicatrización. Para el éxito del tratamiento es esencial seguir nuestras instrucciones.

4 Intervención

La cirugía para la ginecomastia se realiza generalmente bajo anestesia general con una estancia de un día en el hospital. La cirugía suele durar sobre una hora y media. Sin embargo, en casos especiales puede durar más.

La corrección de las mamas aumentadas solo en casos muy leves puede realizarse bajo anestesia local y sedación. Estará despierto, relajado y sin sentir dolor.

En la consulta valoraremos con usted qué opción es la más recomendable en su caso, y porqué.

Si el exceso glandular es la causa primaria del aumento del volumen de la mama, este debe ser retirado mediante una adenectomía abierta, pues debido a la densidad de esta, es imposible la extracción mediante la liposucción. Sin embargo, este procedimiento puede ser combinado en los casos donde además exista grasa con liposucción.

En una adenectomía convencional, la incisión para poder abordar la glándula,  se hace en una zona poco visible –en el reborde inferior de la areola–. Trabajando a través de esta incisión se quita el exceso de tejido glandular, la grasa y la piel sobrante. Si se usa la liposucción para complementar la retirada de el exceso de grasa, la cánula habitualmente se inserta a través de las incisiones existentes.

Si la ginecomastia consiste fundamentalmente en un exceso de tejido graso, utilizamos la liposucción para retirarlo. Se hace una pequeña incisión –de menos de 1 cm en áreas no visibles– y con la ayuda de una cánula hueca unida a una bomba de vacío, se rompe la grasa y se aspira. Puede sentir una vibración o fricción durante el procedimiento, pero no dolor.

En casos extremos cuando se quitan grandes cantidades de grasa, en mamas muy caídas (ptosicas) o bien cuando la piel es de muy mala calidad con abundantes estrías, la piel puede no ajustarse bien con el nuevo contorno corporal. En estos casos, el exceso de piel puede tener que ser extirpado para permitir a la piel restante reajustarse correctamente al nuevo contorno mamario. Es en esta situación cuando nos vemos en la necesidad de aplicar diferentes patrones de reducción/excisión de la piel sobrante. Si bien estas cicatrices al principio son muy visibles, no se preocupe pues con las indicaciones y cuidados que le vayamos facilitando en consulta ya verá como al final se aprecian muy poco.

Un aspecto básico independiente de la técnica a utilizar, es la disminución del diámetro de la areola que, en general, en la mayoría de pacientes está ensanchado. Esta maniobra denominada pexia periareolar con round-block ayuda a que el resultado estético final sea el adecuado a la estética de la zona pectoral del varón.

Excepto en los casos donde solo se utiliza la liposucción, siempre se deja un pequeño tubo de drenaje para eliminar el exceso de secreción de la herida. Posteriormente, se aplica una camiseta especial ortopédica compresiva para que la piel se adapte correctamente, evitando que se inflame y favoreciendo una correcta cicatrización evitando también la aparición de dolor.

5 Postoperatorio y revisiones

Lo normal es que al día siguiente el paciente pueda volver a su domicilio tras el alta hospitalaria. Se le facilitarán todas las recomendaciones terapéuticas adecuadas así como la medicación para evitar cualquier dolor. Además dispondrá de un número de atención telefónica 24 horas para cualquier incidencia que precise resolver.

Tanto si la escisión ha sido con bisturí o con liposucción, sentirá algunas molestias unos días tras la cirugía. Sin embargo las molestias pueden ser controladas con medicación. En cualquier caso, debe ser acompañado por un adulto responsable durante un día o dos que le pueda ayudar en lo que necesite.

Estará hinchado algún tiempo. Para ayudar a reducir la inflamación llevará una prenda elástica durante un mes. Aunque la mayor parte de la inflamación desaparecerá en unas pocas semanas, puede tardar tres meses o más, hasta que el resultado final de la cirugía sea aparente. En determinadas ocasiones, durante el primer mes aconsejamos la realización de 2 sesiones semanales de drenajes linfáticos para ayudar a bajar la inflamación.

Mientras tanto, es importante volver a la normalidad. Debe recuperarse progresivamente y volver a su actividad habitual cuando se sienta bien –que podría ser en tres a cuatro días tras la cirugía–. Si hay suturas, estas se retiran en una o dos semanas tras el procedimiento.

Le aconsejaremos que limite su actividad física al principio, evitando ejercicios pesados durante tres semanas. En general, pasará aproximadamente un mes antes de que pueda volver a su actividad física normal.

Debe evitar la exposición de la cicatrices al sol al menos durante seis meses. La luz del sol puede provocar cambios permanentes de pigmentación en la piel, provocando el oscurecimiento de las cicatrices. Si la exposición al sol es imperativa, use protectores solares.

Los resultados del procedimiento son significativos y permanentes. Si sus expectativas son realistas, los cambios serán buenos y estará satisfecho con su nuevo aspecto.

Para más información, no dude en contactar con el Doctor Díaz Gutiérrez, su cirujano plástico en Madrid.

6 DOCUMENTOS DESCARGABLES

Las personas afectadas por ginecomastia en Madrid tienen en la clínica del Doctor Díaz Gutiérrez la oportunidad de acceder a un servicio especializado para la corrección de los efectos estéticos de esta patología. El aumento de volumen en las glándulas mamarias puede venir producido por distintas causas y aparece en distintos grados de incidencia. Pese a su poca repercusión pública, se trata de un problema común y que afecta en alguna medida a más de un tercio de la población masculina. Las personas que padecen unos efectos más visibles tienen en su mano la posibilidad de normalizar el aspecto de sus mamas mediante una intervención sencilla, que no toma más de un par de horas y permite una recuperación completa en pocas semanas.

Cirugía de ginecomastia en Madrid

Recurrir a una operación de ginecomastia en Madrid es una elección cada vez más habitual por parte de muchos hombres que, mediante esta intervención, recobran la comodidad y la seguridad en sí mismos que desean para su calidad de vida. Sea cual sea la naturaleza de su caso –ginecomastia senil o juvenil, procedente del sobrepeso, causada por el uso de medicamentos u otras sustancias, originada por enfermedades–, puede depositar su confianza en nuestro equipo para que estudiemos las posibilidades de intervención y se las demos a conocer de forma detallada.

Venimos trabajando de forma exitosa en este campo, gracias a nuestra capacidad para realizar el abordaje de la intervención a través de distintas técnicas que nos permiten ajustarnos a las circunstancias que se den en cada caso. Nos ocupamos también de asistir a nuestros pacientes a lo largo del proceso posoperatorio. Recuperar un aspecto normalizado y simétrico de la zona pectoral es una posibilidad a su alcance en nuestra clínica. Póngase en nuestras manos y le informaremos de todo lo necesario.

¿Qué opinan los pacientes sobre el Dr. Díaz Gutiérrez? Leer TESTIMONIOS

 

doctoralia             facebook-sin-fondo

No se quede con dudas

CONTACTE CON NOSOTROS
SIN COMPROMISO