Principales diferencias entre seroma temprano y tardío

seroma tardio

04 Abr Principales diferencias entre seroma temprano y tardío

El seroma tardío es una de las complicaciones que pueden surgir en cualquier tipo de cirugía plástica, aunque suele estar más relacionado con las intervenciones que implican una reducción de volumen o extracción de grasa. Su incidencia es bastante leve, ya que habitualmente no suelen surgir problemas en los procedimientos de cirugía estética, siempre y cuando sean ejecutados por un cirujano plástico debidamente cualificado.

seroma tardio

Un seroma se traduce como una acumulación de líquidos corporales que surge en la zona tratada. Lo normal es que aparezca entre 7 y 10 días tras la intervención, en estos casos hablamos de un seroma temprano. Son los menos importantes, ya que suelen desaparecer por sí solos en el trascurso de unos días. Aunque, también es cierto que no siempre es así; cuando la reabsorción no tiene lugar habrá que intervenir para solucionar el problema. La medida más habitual consiste en drenar el seroma.

Por su parte, los seromas tardíos son más complejos. Pueden aparecer hasta tres meses después de la intervención. En este caso también se produce un aumento de líquido en la zona tratada, aunque suele desarrollarse sin traumatismo previo, de forma aislada y súbita. Existen muchas teorías sobre por qué se desarrollan estos problemas. Generalmente, lo hacen como consecuencia de daños provocados en los vasos sanguíneos o linfáticos en las cirugías de disección.

En el caso de los seromas tardíos, no existe una explicación tan clara. Se considera que podría penetrar algún germen durante la intervención que podría permanecer latente y finalmente, tras algunos meses, desarrollar la inflamación y la retención de líquidos. Siempre es recomendable visitar al cirujano plástico para que evalúe el caso y realice un diagnóstico adecuado, aplicando el tratamiento más adecuado.

Principales síntomas del seroma

  1. Inflamación en la zona tratada o de la cicatriz
  2. Molestias
  3. Piel caliente o enrojecida

El Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico en Madrid, siempre establece con sus pacientes las posibles complicaciones de cada cirugía. En cualquier caso, la mejor forma de evitar el seroma será la prevención. Tras una intervención de disección, habrá que utilizar vendajes y prendas de compresión todo el tiempo que el cirujano plástico considere oportuno.