Principales síntomas y efectos de un seroma

Principales síntomas y efectos de un seroma

Una de las complicaciones que pueden aparecer después de una cirugía plástica o de cualquier otro tipo es el seroma. Se trata de una acumulación de fluidos que se produce debajo de la piel en la zona de la cicatriz quirúrgica. Es un problema habitual en aquellas intervenciones en las que se realizó corte y manipulación de la piel y el tejido graso, como es el caso de algunas cirugías plásticas como la abdominoplastia, la mamoplastia, la liposucción, etc. ¿Qué síntomas y efectos puede provocar un seroma?

doctor cirujano

Síntomas y efectos de un seroma

El seroma puede surgir debido a la inflamación que causa un procedimiento quirúrgico y las reacciones de defensa del cuerpo. Puede tratarse de un seroma pequeño, que normalmente es reabsorbido de forma natural por la piel y se resuelve después de entre 10 y 21 días. Sin embargo, en algunas ocasiones el problema se complica y es necesario realizar una punción para solucionarlo o aplicar otros tratamientos.

Con el fin de detectar el seroma a tiempo y evitar su empeoramiento, es importante saber que puede surgir durante la primera y segunda semana del postoperatorio, y que los principales signos y síntomas que son claves para identificarlo son:

● La salida de un líquido claro por la cicatriz.
● Hinchazón en la zona.
● Elevación de la piel en la cicatriz.
● Dolor en la zona de la cicatriz.
● Piel rojiza e incremento de la temperatura en la zona de alrededor de la cicatriz.
● Una coloración más marrón o rojiza si el seroma se mezcla con sangre., sobre todo justo después de la cirugía.

Aunque se trata de una complicación muy común, es posible evitar su aparición realizando algunos cuidados sencillos, como utilizando una faja sobre la cicatriz, o evitando hacer ejercicio intenso hasta que lo indique el doctor. Seguir todas las indicaciones del especialista en el postoperatorio es clave para prevenir.

Si el seroma aparece y no se trata correctamente, puede llegar a endurecerse y convertirse en un seroma encapsulado, lo que afecta a la estética de la cicatriz. También se puede infectar y formar un absceso en la zona con liberación de pus, que requeriría de antibióticos.

Por eso, en la clínica del Dr. Díaz Gutiérrez creemos que es muy importante, en caso de percibir algunos de estos síntomas, acudir al cirujano para que pueda valorar el problema e iniciar el tratamiento más adecuado.