¿Qué es la DIÁSTASIS de rectos? El Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico en Madrid, nos lo cuenta

1 ¿POR QUÉ SE ESTROPEA EL ABDOMEN TRAS LOS EMBARAZOS?

Son muchas las mujeres que nos consultan con el fin de recuperar el contorno y tono abdominal que poseían antes de los embarazos. El típico abdomen abombado y antiestético que les aparece tras haber dado a luz, unido a la presencia de una piel laxa y estriada, altera la imagen corporal de estas pacientes que, además en su mayoría, se agrava tras recuperar el peso normal que presentaba antes de los embarazos.

Básicamente la distensión mantenida de la pared abdominal durante los meses que dura el embarazo junto con el cambio hormonal, producen una elongación (alargamiento) tanto de las estructuras musculares (músculos rectos) como de la línea alba (ligamento que une ambos músculos). Además, este aumento de volumen produce una rotura de las fibras elásticas de la piel de la zona, apareciendo las antiestéticas estrías y redundancia de piel.

Por desgracia estos cambios, solo en casos muy leves e iniciales y siempre dentro de los 6 primeros meses tras dar a luz, se podrán recuperar fortaleciendo el tono mediante diversos ejercicios de refuerzo de los rectos abdominales.

2 ¿QUÉ ES LA DIÁSTASIS DE RECTOS?

La DIÁSTASIS DE RECTOS es el término genérico que agrupa esta situación, estando englobado dentro de los problemas que se solucionan con la intervención de cirugía estética denominada ABDOMINOPLASTIA. Este problema, no solo origina una repercusión estética en la zona, sino que además influye de manera muy importante en la dinámica postural de la columna siendo responsable de alteraciones y dolor a nivel de la espalda.

Estructuralmente, existe un aumento del diámetro horizontal de la línea alba que en condiciones normales tiene menos de 1 cm de ancho, llegando a alcanzar en casos muy marcados hasta 10 o más centímetros de elongación (Fig. 1). Esto se acompaña asimismo de una pérdida del tono de los músculos rectos y su fascia (capa fibrosa que envuelve los músculos). Esta debilidad origina en algunas pacientes la presencia de pequeñas hernias en la zona de la línea alba que se encuentra adelgazada. Son muy frecuentes sobre todo las del ombligo y las situadas por encima del mismo (epigástricas) aunque también se pueden presentar en toda la superficie de la línea alba.

Fig. 1: Imagen donde se aprecia la DIASTASIS o separación de los rectos con el ensanchamiento de la línea alba.

Aunque desde el punto médico, muchas de ellas son verdaderas hernias, el abordaje de ellas difiere bastante del concepto de hernia abdominal tradicional. Generalmente, en su mayoría, son hernias internas o reducibles (es decir, hernias cuyo contenido no salen de la cavidad abdominal). Son además hernias de pequeño tamaño y que además, en caso de ser externas (el contenido sale de la cavidad abdominal), raramente protuye contenido intestinal siendo en su mayoría hernias de la grasa abdominal.

La solución a este problema como hemos indicado se encuentra dentro del concepto genérico de la intervención de cirugía estética denominada ABDOMINOPLASTIA.

En este grupo de pacientes la intervención no se centra en eliminar la piel y grasa de la zona abdominal que se encuentra en exceso, sino que debemos de proceder mediante una serie de opciones a la reparación de la pared muscular. Al no existir pérdida de ninguno de los componentes músculofasciales, como ocurre en las verdaderas hernias, no es preciso recurrir a técnicas de reparación de las mismas.

Es por esta razón que es fundamental que el paciente sepa diferenciar que, independientemente a las hernias que presenta, el principal problema a resolver es la distensión de la pared, denominada DIÁSTASIS cuya solución dista muchísimo de la aplicación de las técnicas convencionales de reparación de las mismas.

Básicamente la DIÁSTASIS (incluyendo las pequeñas hernias que se presentan en la misma) se resuelve mediante la aproximación de los músculos rectos abdominales hacia la línea media invaginando toda la zona abombada y elongada que se encuentra en la línea media. Es así como podemos ofrecer una RESTITUCIÓN del tono y las medidas que devolverán el contorno deseado a nuestras pacientes (Fig. 2).

Fig. 2: Imagen donde se aprecia como hemos aproximado ambos músculos rectos abdominales, solucionando la DIASTASIS.

Tradicionalmente una serie de problemas complicaban las diferentes opciones que se planteaban con el fin de resolver tanto la DIÁSTASIS como la presencia de hernias.

Tanto la colocación de mallas como la utilización de suturas fuertes no reabsorbíbles, eran medidas que buscaban evitar la recurrencia del problema. Sin embargo, debido al adelgazamiento de la piel en la zona originada por la distensión, estas dos opciones originan con frecuencia fenómenos de retracción, nódulos y relieves tanto palpables como visibles con el empeoramiento del problema estético del mismo.

La alternativa a estos problemas se solucionaba mediante el empleo de suturas reabsorbíbles, o bien mediante el empleo de suturas no reabsorbíbles de un calibre fino. Estas opciones evitan los efectos descritos en el apartado anterior pero, si bien es una buena opción en casos de DIÁSTASIS leves, en el resto de casos se asocia a una alta tasa de recurrencia del problema de abombamiento y distensión abdominal, puesto que son medidas incapaces de soportar la tensión que requiere la reparación de la pared en estos casos.

Últimamente, además se han preconizado intervenciones mediante abordajes mínimos que conllevan incisiones mínimas sin resección de piel. En nuestra experiencia, estas opciones resuelven en parte y de manera incompleta el problema de la distensión músculofascial, acentuando y empeorando el resultado estético de la redundancia de piel, sobre todo en la línea media. La piel estriada no es eliminada y además, al haber perdido la elasticidad, no tiene capacidad de retracción quedando en exceso sobre la pared muscular que ha disminuido de diámetro tras la reparación de la diastasis.

Es por estas razones por lo que generalmente a las pacientes que nos consultan, siempre les planteamos la resolución de la DIÁSTASIS mediante la aproximación global del problema que presenta, ofreciéndoles la reparación MUSCULOFASCIAL unido a la mejoría del componente del faldón cutáneo suprayacente. Solamente mediante le eliminación del exceso (relativa o no) de la piel estriada y laxa unido a nuestra técnica especial de reparación de la DIÁSTASIS (sutura intrafascial) y mediante el empleo de suturas con la suficiente fuerza que no originen reacción de cuerpo extraño –eliminando la probabilidad de irregularidades y retracciones cutáneas– podemos ofrecer a los pacientes los estándares máximos de satisfacción en la resolución del problema de la DIÁSTASIS sin las complicaciones de los tradicionales métodos enumerados.

3 DOCUMENTOS DESCARGABLES
4 VÍDEO: FASE DE SUTURA EN INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA PARA REPARAR DIASTASIS DE RECTOS

El Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico en Madrid, realiza una reparación de diástasis de rectos a través de una abdominoplastia y en este vídeo explica cada uno de los pasos de su técnica personal de sutura, a través de la cual asegura que la diastasis quede totalmente corregida y no vuelva a producirse. Además, esta técnica evita que tras la operación, la paciente no note al tacto los puntos.

¡ATENCIÓN! Antes de visualizar el vídeo tenga en cuenta que este contenido puede herir su sensibilidad.

¿Qué opinan los pacientes sobre el Dr. Díaz Gutiérrez? Leer TESTIMONIOS

 

doctoralia             facebook-sin-fondo

No se quede con dudas

CONTACTE CON NOSOTROS
SIN COMPROMISO