Lipedema en las piernas: síntomas y tratamientos

Lipedema en las piernas: síntomas y tratamientos

Hay enfermedades que afectan a nuestra silueta o, al menos, al aspecto de cierta parte del cuerpo. Es lo que sucede cuando se padece de lipedema. La también conocida como ‘patas de elefante’ es una patología dolorosa que afecta a las piernas. Aunque a simple vista pueda confundirse con celulitis u obesidad, no tiene nada que ver, pero su tratamiento se ciñe principalmente a la cirugía estética. Por eso, si consideras que padeces lipedema, lo mejor es que acudas a cirujano plástico de referencia, como el Doctor Díaz Gutiérrez en Madrid.

El lipedema se ocasiona por la acumulación progresiva de grasa en las piernas. Aunque también hay ocasiones en las que la enfermedad pueda afectar a los brazos, lo más habitual es que esas células grasas se acumulen desde los tobillos hasta los muslos, pudiendo incluso afectar a los glúteos.

Esta patología se da en mujeres y sus causas están relacionadas con un desajuste hormonal. Y a diferencia con la obesidad, en el caso de lipedema la persona siente dolor, molestias y pesadez continuada en sus extremidades inferiores.

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Cada persona puede experimentar síntomas diferentes cuando padece de lipedema y con diversos grados de intensidad. Algunas de las señales que nos ayudan a identificar la enfermedad son las siguientes:

– Aumento del volumen en la zona afectada y desproporción de ésta respecto a otras partes del cuerpo.

– Tendencia a tener moretones o hematomas en las piernas.

– Aparición de venas variciosas o arañas vasculares.

– Si se presiona la pierna con el dedo, la piel no queda hundida.

– Dolor en las piernas, que puede darse al andar, en reposo o al tacto.

– Incomodidad en las rodillas, pudiendo generar problemas al andar.

– Aumento de sensibilidad al tacto.

– Pérdida de elasticidad de la dermis.

La pesadez y las molestias son otros de los síntomas del lipedema que, además, limitan la movilidad.

 

¿cómo tratar un lipedema?

Las dietas o el ejercicio no lograrán reducir el volumen de las piernas si su aumento ha sido debido al lipedema. Las soluciones no quirúrgicas tampoco logran una solución definitiva a la enfermedad.  

 

Lo idóneo para combatir el lipedema es una combinación entre técnicas quirúrgicas y no quirúrgicas. En el primer caso, lo más recomendable es realizar una liposucción con la que se logre eliminar la grasa acumulada que ocasiona el problema.

 

Para unos mejores resultados tras la intervención, el Doctor Díaz Gutiérrez, cirujano plástico en Madrid, también recomienda una serie de hábitos a adquirir en la rutina de cada paciente. Mantener una dieta equilibrada y realizar ejercicio físico con frecuencia, ayuda a controlar el avance de la enfermedad. Además, el uso de medias de compresión permite liberar líquidos en las piernas, recuperando cierta sensación de piernas ligeras y descansadas.