Mejora la tonicidad de la piel con un lifting de muslos

lifting de muslos

26 Mar Mejora la tonicidad de la piel con un lifting de muslos

Hoy en día es posible tonificar el contorno corporal gracias a soluciones de cirugía plástica como el lifting. Los muslos son una de las zonas del cuerpo para las que más se demandan este tipo de intervenciones. El lifting de muslos ofrece mejoras considerables en las piernas como su tonicidad, de modo que se elimina la flacidez, así como otras imperfecciones derivadas de la grasa localizada. ¿En qué consiste exactamente un lifting de muslos?

lifting de muslos

¿Qué es lifting de muslos?

Se trata de una cirugía que dura entre dos y tres horas, en la que puede realizarse un eliminado de piel, o combinarse con una liposucción con el fin de disminuir volumen además de mejorar la tersura.

Es una intervención a la que optan aquellas personas que quieren dar una forma más estética a sus piernas y que buscan mejorar su contorno corporal. También es habitual este tipo de solución para aquellos casos en los que hay un exceso de piel en los muslos y una flacidez notable después de una gran pérdida de peso, con el fin de recuperar esa tonicidad perdida.

La operación implica una estancia en el hospital que puede ser de tan solo unas horas, o de uno o dos días de estancia en casos de anestesia general. Los puntos de las incisiones suelen quitarse entre 14 y 21 días después de la intervención, y será necesario llevar una faja de tipo coulotte a lo largo del día durante un mes.

Si el trabajo del paciente no requiere de esfuerzos físicos, este puede volver al mismo entre 5 y 7 días después, y en caso de implicar esfuerzos, entre 15 y 21 días. En 4 o 5 semanas, ya puede volver a su vida normal y a su rutina de ejercicio.

La importancia de hacer una consulta previa

Antes de someterse a un lifting de muslos, es fundamental acudir a una consulta previa con una clínica de confianza. Es una recomendación que siempre hacemos en la clínica del Dr. Díaz Gutiérrez, para que sea un especialista el encargado de estudiar el caso y hacer una valoración sobre la salud general del paciente, las características concretas de su cuerpo y de su piel, entre otras cosas, con el objetivo de poder ofrecer el procedimiento más adecuado.

Esta consulta también permite al paciente plantear todas las dudas relacionadas con la intervención, así como conocer todos los riesgos de la misma.